Our Amazing Blog Page

La Apreciación Musical

La Apreciación Musical

Hasta hace poco se creía que escuchar música clásica era una actividad que requería mucha preparación, diseñada solo para gente de élite y de gran poder adquisitivo, mientras que la música popular era simplemente de gusto y entendimiento del Vulgo.

Sin embargo, esta idea ya no es del todo válida, ya que sabemos que gracias a la globalización, cada vez más personas tienen más facilidades para acceder, conocer y entender sobre este tipo de música.

Para lograr una mejor comprensión (nótese que digo «mejor» y no «total») de la música clásica, primero que nada debemos desechar la idea de que la misma está solapada y protegida por un muro o fortaleza impenetrable, y por el contrario, debemos pensar que cualquier individuo (con esfuerzo y dedicación), puede llegar a profundizar sobre el tema.

Recordemos que lo único que necesitamos para entender la música elaborada es escuchar, siendo ésta una habilidad que sólo puede desarrollarse con práctica, concentración y dedicación, por lo cual no solo bastará recurrir a miles de libros, artículos y diccionarios de música.

Si creemos que leyendo libros de música podremos lograr un mejor entendimiento de la música, estamos completamente equivocados. Los libros de música en su mayoría señalan ciertos detalles técnicos, históricos y biográficos, y en algunos casos dan puntos de vista del cómo y el porqué de ciertas cuestiones, siendo de gran ayuda y utilidad, no obstante, no nos dan habilidades de apreciación que se requieren para un entendimiento del ejercicio musical.

Aaron Copland en su libro Cómo escuchar la Música (What to listen for in Music, Aaron Copland, 1950) argumenta que para poder apreciar la música no es 100% necesario contar con la habilidad de tocar algún instrumento musical (aunque en mi opinión sí ayudaría mucho) o tener un oído absoluto (habilidad de reconocer con exactitud cualquier nota), por el contrario, en opinión de Copland, basta simplemente con no padecer lo que él llama “Sordera Musical”, entendiendo ésta última como la habilidad de poder identificar células motívicas, temas y frases a lo largo de una obra musical.

Capacidades como reconocer una melodía tocada segundos o minutos atrás e incluso recordar dicha melodía después de haberse ejecutado otras melodías diferentes a lo largo de una obra, es mucho más valioso.

En concreto, no se necesita ser un músico virtuoso para poder lograr una apreciación correcta de la música, por lo cual la invitación de este artículo es a despojarse de sus miedos y prejuicios, y animarse a adentrase a este fenómeno maravilloso llamado música.

En nuestras siguientes emisiones, contribuiré con algunos artículos más (los cuales estarán más relacionados al género Sinfónico), en donde muchos podrán despejar dudas y otros mas podrán enriquecerse, a fin de disfrutar de la cartelera de conciertos que ofrecen las salas y orquestas de nuestro país. Estén pendientes. 

BIBLIOGRAFÍA
COLLINS, Stephen. 2005. Música clásica (Teach Yourself Classical Music – Trad. Enrique Mercado). México DF, Diana.
• COPLAND, Aaron. 2006. Cómo escuchar la música (What to Listen for in Music – Trad. Jesús Bal y Gay) México, Fondo de Cultura Económica.

Compartir Post en:

No hay comentarios aún.

Añadir comentario

Deja un comentario

Su correo electrónico no será publicado