Our Amazing Blog Page

Disposición y evolución de los instrumentos de Orquesta Sinfónica

Disposición y evolución de los instrumentos de Orquesta Sinfónica

Disposición y desarrollo

La disposición en escena y la evolución de los instrumentos de una Orquesta Sinfónica, fue durante mucho tiempo algo que muchos compositores experimentaron y perfeccionaron a lo largo de la historia.

A mediados del siglo XVI las primeras orquestas estaban constituidas por instrumentos entre los que resaltaban los laúdes, cornetas y trompetas, dependiendo de los músicos disponibles en el momento y lugar determinado.

Para inicios del XVII, durante el desarrollo de la Ópera ya se contaba con la integración de violines y diversas violas, así como algunos instrumentos de madera. Dado al surgimiento del bajo continuo y al esquema que representaba el mismo, se dieron ciertas libertades, pero ya para finales de la época de J. S. Bach (siglo XVIII) esto cambió un poco y los instrumentos necesarios ya aparecían indicados en la partitura con algunos detalles e indicaciones.

Mas adelante, en el clasicismo (finales del siglo XVIII) con Haydn y Mozart desaparecieron por completo algunos instrumentos tales como: los clarinos, flautas de pico, laúdes, muchos tipos de violas, así como el violín piccolo y el violín tenor.

Posteriormente (a principios del siglo XIX), con Beethoven fue que la distribución de la orquesta alcanzo cierta estabilidad y estandarización, ya que él reforzó la presencia del clarinete y agregó a los trombones, la flauta piccolo y el contrafagot, ampliando también la sección de percusiones (como se apreció en su 9na. sinfonía).

Berlioz consolidó al corno inglés, mientras que compositores como Robert Schumann, Franz Liszt, Mendelssohn y Brahms solidificaron una nueva concepción de la orquesta, aumentando el número de instrumentos por sección y haciendo modificaciones en algunos otros, dando así mayor potencia y registro a los instrumentos.

Fue Wagner quién a mediados del siglo XIX, influyó en el perfeccionamiento técnico de los instrumentos de la sección de metales con la introducción de pistones y con la creación de otros nuevos instrumentos (como la tuba Wagneriana).

Por último, el proceso hacia la gran orquesta culmina con Gustav Mahler, Richard Strauss y Arnold Schönberg, quienes generaron segmentaciones por familias orquestales, así como integraron nuevos y numerosos instrumentos de percusión. Ellos también denotaron la presencia de coros mixtos y elevaron (una vez más) el número de integrantes por sección, sin dejar atrás la profundización por el timbre y el interés por la mejora en los matices y recursos convencionales de ejecución.

Ya para finales del siglo XIX e inicios del siglo XX, el jazz tuvo su influencia sobre la integración de nuevos instrumentos a la orquesta sinfónica, siendo Stravinsky y Béla Bartók quiénes integraron más instrumentos a la sección de percusiones (como címbalos, bongós, cencerros, xilófonos, vibráfonos y celesta). En ese mismo periodo fue Ravel quién incluyó diversos tipos de saxofón (como se aprecia en su Bolero) y sobre todo, fue quién exploró a detalle las posibilidades tímbricas de cada instrumento que conformaba la orquesta sinfónica.

En fin, todas estas mejoras y avances se dieron conforme a las necesidades estéticas correspondientes a las épocas, trayendo consigo y a través de los diferentes resultados sonoros, nuevos retos y posibilidades en la composición e interpretación, por lo que convierte a la distribución y evolución de los instrumentos sinfónicos, en un fenómeno de carácter relevante en el desarrollo de la Orquesta Sinfónica.

BIBLIOGRAFÍA
• BENNETT, Roy: Los instrumentos de la orquesta. Madrid. AKAL, 2006.
• BURKHOLDER, J. Peter; Grount, D. J.; Palisca, C. V.: Historia de la música occidental (History of Western Music) Traducción de Gabriel Menéndez. Madrid: Alianza Música, 2008.
• COLLINS, Stephen: Música clásica (Teach Yourself Classical Music) Traducción de Enrique Mercado. México: Diana, 2005.
• DIAGRAM GROUP: ¿Cómo conocer los instrumentos de orquesta? (The Scribner Guide to Orchestral Instruments) Traducción de Mercedes Baker. Madrid: EDAF, 2008.
• LOZANO, Fernando: La mano izquierda. México, Porrúa, 2007.
• NUEVA ENCICLOPEDIA ALFATEMÁTICA, Tomo VIII. Perú. Alianza Educativa, 2000.

Compartir Post en:

No hay comentarios aún.

Añadir comentario

Deja un comentario

Su correo electrónico no será publicado